· 

Hábitos de los emprendedores altamente efectivos

Los emprendedores más exitosos han dominado el arte de ser eficaces porque eso los

hace trabajar de manera más inteligente, eliminando los esfuerzos innecesarios y la pérdida de

tiempo.

 

El éxito no puede llegar si no hay una consistencia cuando se le aborda de manera

perezosa, indecisa o impredecible. La eficacia se basa en la disciplina y la rutina, no en el talento ni

en el ingenio.

 

Los emprendedores exitosos se aseguran de ser detallados, organizados y de estar

totalmente preparados antes de poner en práctica un objetivo o un plan.

Aquí te dejamos ocho características de los emprendedores más eficaces.

 

1. Son visionarios

 

Los emprendedores exitosos invierten una gran cantidad de tiempo pensando, creando y

viendo hacia el futuro. La innovación es algo que se nos da de manera natural a todos si logramos

ser lo suficientemente disciplinados para disfrutar del proceso de estar en constante

descubrimiento. El uso de la imaginación es uno de los valores más poderosos de los

emprendedores.

Los emprendedores más eficaces se atreven a soñar, y luego hacen lo que haga falta para

convertir sus sueños en una realidad. Esta calidad de visionarios los separa del resto de las

personas que no se atreven a soñar en grande.

 

Los emprendedores sobresalientes no ven un límite para su creatividad, o su éxito, o su

capacidad para ganar dinero, sino que tienen un impacto positivo y duradero en los demás

mientras que se involucran en nuevas empresas.

 

2. Se despiertan temprano

 

Los emprendedores más eficaces suelen levantarse temprano. Apoyan la creencia de que el

pájaro que se despierta primero se queda con el gusano. Empiezan su día visualizando lo que

quieren lograr y con afirmaciones sobre el éxito. Varios incluso empiezan su día con algún tipo de

actividad física porque así se despiertan más rápido y hacen que su sangre bombee por todo su

cuerpo y que su mente esté activa y alerta.

 

Levantarse temprano y empezar pronto el día les permite llegar a la oficina antes que los

demás y esto les da algo de tiempo para organizarse, poner en orden sus pensamientos y hacer

listas de prioridades para organizar su día de una manera más eficiente.

 

3. Tienen horarios:

 

Una de las formas más sencillas en las que los emprendedores exitosos aumentan su eficacia

es a través de los horarios. Viven una agenda que prioriza sus responsabilidades y deja para

después sus actividades recreativas. Socializar es importante, y los emprendedores exitosos

reconocen el valor de salir y rodearse de gente, no sólo para hacer interacciones humanas y

sentirse conectados a otros, sino porque estar con más gente reduce el estrés, lo que los lleva a

ser más innovadores.

 

Los emprendedores más eficaces eligen un horario para socializar hacia el final del día, cuando

las presiones laborales ya no están presentes. La disciplina de poner las responsabilidades primero

ayuda a los emprendedores exitosos a disfrutar su tiempo libre, y a no tener que estar pensando

todo el tiempo en las cosas que no hicieron durante el día.

 

4. Duermen

 

Los emprendedores exitosos aprecian la importancia del sueño para ser eficientes. Cuanto

más duerman, más despiertos y más emocionalmente disponibles y mentalmente listos se sienten.

La falta de sueño eleva la reactividad emocional y disminuye la tolerancia a la frustración, lo que

contribuye a una noche más de mal sueño. Es un ciclo horrible. Si los malos patrones de sueño no

se resuelven, la eficacia y el éxito se vuelven imposibles.

 

5. Viven con simplicidad

 

La simplicidad es el arma secreta de los emprendedores exitosos para aumentar su eficacia.

Viven de manera casi obsesiva con rutinas simples y prácticas. Crear rutinas simples les ayuda a

evitar cargas de trabajo que no pueden manejar. Y son mucho más productivos a la hora de lograr

resultados cuando no están abrumados por el estrés. Esta es la razón por la que crean límites y

barreras protectoras a su alrededor para cuidar su tiempo, en el entendimiento de que todo

superhéroe necesita un día de descanso.

 

6. Llevan un diario

 

Una de las formas más sencillas de aumentar la eficacia es desarrollando el hábito de llevar un

diario. Los emprendedores más eficaces se ponen manos a la obra con una pluma y un papel y

escriben lo que es importante para ellos, las cosas que fueron buenas y malas durante el día e

ideas sobre cómo pueden mejorar. Escriben listas, objetivos, agradecimientos y en ocasiones

simplemente escriben para darle salida a sus frustraciones.

 

Esta actividad relaja las emociones ocasionadas por el estrés o el conflicto y ofrece la

oportunidad de desconectarnos de las cargas diarias de estar hablando constantemente, o

escribiendo, o tomando llamadas, o cualquier otra distracción que acompaña al uso de los

dispositivos móviles que no nos permiten desconectarnos totalmente.

 

Los emprendedores exitosos valoran el hecho de tener un diálogo interno para transformar

los pensamientos negativos en una voz positiva que se enfoque en superar obstáculos. Los

emprendedores son más eficientes cuando están creando estrategias para enfrentarse a las

adversidades.

 

7. Son flexibles

 

Tan importante como es la rutina, lo es entender la importancia de ser flexibles para

adaptarse a las demandas en respuesta a circunstancias imprevistas o cambiantes. Ser lo

suficientemente flexible para cambiar de dirección aumenta de manera considerable sus

posibilidades de éxito, a la vez que abre la oportunidad para el aprendizaje, crecimiento y

educación.

 

Las rutinas que siguen los emprendedores más exitosos están diseñadas para que su

simplicidad les permita mantener su carrera y su vida sin importar las circunstancias que los

rodeen. Los emprendedores más eficientes tienen el hábito de sólo necesitar las cosas más

básicas. Esto aumenta su productividad porque están programados para trabajar y comunicarse

sin necesitar nada más, independientemente de donde estén.

 

8. Son curiosos

 

Los emprendedores más eficientes ven al aburrimiento como el gran asesino del éxito, por eso

se aseguran de nunca aburrirse. Felizmente pasan horas y horas trabajando y haciendo lo que

aman. Han creado el hábito de ser abiertos y curiosos sobre todas las cosas de la vida y de su

industria. Esta curiosidad los mantiene formulando preguntas y generando ideas para sus

próximos pasos. Porque eligen ser abiertos y curiosos, es imposible drenar sus reservas creativas.